My Photo
Name:
Location: Valencia, Malvarrosa, Spain

Tuesday, December 30, 2008

P. Jesús Fernández Álvarez de la Madre de Dios

P. Juan Jaime Escobar, escolapio.
P. provincial Colombia
30 de noviembre de 2008

Arija (España) (7 de abril de 1930) - Bogotá (Colombia) (30 de noviembre de 2008)

En la ciudad de Bogotá, a las 5:00 a.m. del domingo 30 de noviembre de 2008, ha fallecido el P. JESÚS FERNÁNDEZ ÁLVAREZ de la Madre de Dios, a sus 78 años de vida, 62 de vida religiosa y 56 de sacerdocio escolapio.

En el día de ayer se había sentido mal, con pocas fuerzas y con mareo. Se le trasladó a la Clínica "Reina Sofía" donde fue evaluado por los médicos, quienes lo encontraron con la presión arterial muy alta; pero no constataron nada anómalo en el electrocardiograma que se le practicó. Le dieron algunas medicinas y le permitieron volver a casa. Sin embargo, en la madrugada de hoy domingo, se sintió nuevamente mal y pidió volver a la clínica. Comenzó a vestirse por sí mismo, pues aparentemente se sentía un poco mejor y con más fuerzas; pero cuando el Superior llegó a recogerlo para trasladarlo al hospital, lo encontró desplomado en el suelo y con muy pocos signos vitales. Fue llevado inmediatamente a la "Clínica Nueva" donde murió unos minutos después.

El P. Jesús Fernández ha muerto en el silencio, la humildad y la santidad que siempre tuvo y que quiso para todos. Ha sido hasta el último momento de la vida alguien absolutamente fiel a los compromios propios de una vida cristiana intensa y de una vida religiosa profunda. Actualmente colaboraba activamente con la formación de los novicios a quienes les daba clases de latín, vida religiosa y espiritualidad. Era miembro de la Congregación Provincial donde aportaba su sensatez y prudencia en el gobierno de la demarcación. Estaba preparando un viaje a Argentina para dirigir durante la próxima navidad, los retiros de los Padres Escolapios y de las Madres Escolapias.

Fue el primer Viceprovincial elegido en Capítulo por sus hermanos en diciembre de 1987. Ratificado nuevamente, le correspondió después ser el primer Provincial de Colombia-Ecuador, cuando fue erigida esta Provincia el 9 de julio de 1994. En los años siguientes prestó grandes servicios a la demarcación cono Maestro de Novicios y como Asistente Provincial en varias oportunidades. Había llegado a Colombia a comienzos de los años 60 y muy pronto, debido a su madurez religiosa y su profundidad espiritual, fue destinado a la casa de formación. Trasladado luego a Medellín, donde por varios años fue Superior Local, trabajó como maestro de Español y Religión en el Colegio Calasanz. Desde aquellos años y hasta el presente, fue muy estimado por su sabiduría espiritual y especialmente por su profundo conocimiento de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús y, en general, de la espiritualidad carmelitana. Por ello fue confesor destacado, consejero de muchas religiosas y solicitadísimo predicador de retiros.

En la mañana del primer domingo de Adviento, escuchando obedientemente la voz de Cristo que nos pide estar atentos y vigilantes, ha hecho la andadura por tanto tiempo preparada e interiormente anhelada. Por esta vez, no ha dicho él "ven, Señor Jesús", sino que ha sido el Amado, quien lo ha llamado por su nombre y lo ha llevado consigo: "ven, Jesús". Y él ha ido, porque sabía "cuán triste es Dios mío la vida sin ti, ansioso de verte, deseo morir..."

Hace sesenta años comenzó la historia de la Escuela Pía en Colombia. Habíamos escuchado a nuestros mayores hablar de los dos escolapios que habían dejado su vida en nuestro suelo, el P. Miguel López quien murió de un ataque cardíaco en los primeros tiempos del Colegio de Cúcuta, y el P. Teodoro García que murió en un accidente automovilístico en Bogotá a finales de los 60. Muchos de los religiosos que pasaron por Colombia y que aquí se entregaron generosamente, murieron en los años siguientes, pero, coincidencialmente, a todos les halló la muerte en España. Ahora, sesenta años después, en el cierre de este año de celebraciones, Colombia presenta al Padre a su mejor Hijo, al más santo, al más preparado para ir al cielo y lo entrega con el dolor de perder su presencia, su palabra, su ejemplo y su consejo; pero con la alegría de ganar su valiosa intercesión. Sabemos que por nuestros alumnos y alumnas, por las horas trágicas de nuestro pueblo y por el futuro de la Escuela Pía en estas tierras, el P. Jesús Fernández, como lo hizo en esta vida que es sombra y pasa, dedicará la vida nueva que ahora ha encontrado, a orar por todos nosotros.

Al Dios y Padre de toda misericordia, gracias por su hijo Jesús de la Madre de Dios, a quien nos dio por tantos años como hermano entrañable.
Al amparo y protección de la Santísima Virgen María lo confiamos.
Nuestro Santo Padre rodeado de niños lo recibe como a hijo fidelísimo.
Y nosotros nos esforzaremos para encontrarnos con él, en el tiempo querido por Dios, en el cielo.
¡Paz!


DE LA CRÓNICA DEL 13 DE OCTUBRE DE 1968

Por fin tenemos a nuestro Rector con nosotros. Procedente de Roma y España ha llegado esta mañana el P. Jesús Fernández, que desde hace un año está nombrado rector de esta casa. Nos consta que en Roma ha realizado una estupenda labor en las comisiones capitulares, preparando el “aggiornamento” de nuestra Orden de los normas conciliares. Bienvenido, P. Jesús, a esta su casa que lo esperaba con anhelo.


DE LA CRÓNICA DEL 15 DE OCTUBRE DE 1968

Festividad de Santa Teresa de Jesús, día muy apropiado para la toma de posesión de nuestro Padre Rector. Él ha presidido una concelebración en la que le hemos acompañado otros cinco de la comunidad. En su breve plática ha glosado la idea de comprensión y colaboración de todos para la buena marcha de la casa. Terminada la Misa hemos leído los dos patentes de nombramiento de Rector y maestro de Novicios. A continuación ha leído la Profesión de fe y ha tomado posesión de su cargo.

DE LA CRÓNICA DEL 30 DE NOVIEMBRE DE 2008 DE LA CASA DE FORMACIÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN: SEMINARIO CALASANZ

En la madrugada del 30 de noviembre del 2008, en el primer Domingo de Adviento, el R.P. Jesús Fernández falleció en la casa de formación de la Inmaculada Concepción, Seminario Calasanz.

En la noche del 29 de noviembre el P. Jesús, le comunicó al P. Juan Carlos, que sentía un dolor fuerte en el pecho y mareo. El P. Juan Carlos tomó la decisión de llevarlo inmediatamente a la Clínica Santa Sofía donde fue atendido y se le realizó un electrocardiograma y se le tomó la presión arterial. En el electrocardiograma no salió nada extraño, pero la presión sí la tenía alta; el médico que lo atendió, y el cardiólogo, decidieron darle una pastilla para la presión y devolverlo para la casa. Hacia las 12 a.m. el P. Jesús, P. Juan Carlos y Pedro, llegaron a casa; al irse el P. Juan Carlos le dijo al P. Jesús que le llamara si llegase a sentir mal durante la noche.

Hacia las 3:55 a.m., el P. Jesús llamó al P. Juan Carlos diciéndole que sentía dolor, el P. Jesús fue a la habitación del P. Juan Carlos donde le tomó la presión en la que apareció que la tenía alta; el P. Juan Carlos le dijo que lo llevarían a la Clínica para que lo revisaran y también llamó al P. Jesús Vásquez para que los acompañara; en ese momento el P. Jesús fue a su habitación, diciéndole antes al P. Juan Carlos que se ya se sentía bien y que caminar le hacía bien; pero así y todo el P. Juan Carlos le dijo que sería llevado a la clínica. El P. Jesús fue a arreglarse para ser llevado a la clínica, allí llegó el P. Jesús Vásquez y el P. Juan Carlos quienes le preguntaron cómo se sentí diciéndole que sentía dolor y la cabeza embotada, siendo esto la causa para ser llevado con mayor urgencia a la clínica. El P. Juan Carlos fue a su habitación para terminar de arreglar, el P. Jesús Vásquez fue a organizar el carro, y el P. Jesús Fernández se terminó de organizar.

Hacia las 4:20 a.m. el P. Jesús Fernández salió de su habitación, después de dar algunos pasos fuera de ella, cayó dando algunos quejidos, el P. Juan Carlos salió corriendo para mirar qué había pasado, salió corriendo, y en unos pocos momentos allí llegaron el P. Jesús Vásquez, el P. Sergio, Tailo, Sergio, Jair, Pedro y Daniel, quienes lo empezaron a levantar para ser llevado a la camioneta. Durante todo este tiempo, el P. Jesús fue perdiendo paulatinamente los signos vitales. Inmediatamente fue montado en el carro, el P. Jesús Vásquez le hizo reanimación cardiaca, pero al llegar a la Clínica Nueva, el P. Jesús Fernández había fallecido.

A las 2:00 p.m. el P. Jesús Fernández fue velado en la Funeraria Los Olivos donde asistieron religiosas, religiosos, aquellos que lo conocieron y lo recuerdan, profesores de los colegios de Bogotá, y los PP. Escolapios. A las 6 de la tarde, unidos en una sola voz, se tuvo la oración de las vísperas.

A las 9 a.m. del 1 de diciembre el féretro fue trasladado al Colegio Calasanz de Bogotá donde se realizaron las exequias del R.P. Jesús Fernández; fue presidida por el M.R.P. Juan Jaime Escobar, provincial de la Provincia de Colombia, y concelebrada por diferentes Padres Escolapios de la Provincia de Colombia.

Después fue llevado al Parque-Cementerio el Paraíso, donde fue sepultado.

Labels: , , ,

1 Comments:

Blogger Juan de la calle said...

Lástima que esta crónica no refleje ni de lejos quien era el padre Jesús, llamados por muchos en los noventas "El escolapio más famoso de Colombia" quien escribió la crónica se nota que no lo conocía a fondo

10:40 PM  

Post a Comment

<< Home